martes, 30 de junio de 2009

Tubos volcánicos de Maui



Parmotrema chinense, Wainapanapa, Maui (Hawaii), agosto 2008
El pasado año pude hacer unas bonitas fotos de Parmotrema chinense en las lavas de un tubo volcánico en el Noreste de la isla hawaiiana de Maui. Es una parte de la isla relativamente joven, donde el vulcanismo se apagó, como quien dice, ayer por la mañana. Quedan unos cuantos conos de cenizas y unos tubos volcánicos formados al enfriarse el flujo de lava en superficie y a la vez seguir circulando por el interior. Aquí, en Wainapanapa estos tubos se han hundido formando caos de rocas, cortantes, y la erosión del océano también ha aportado su granito de arena. Todo ello a la sombra del coloso de la isla, el gran volcán Haleakala. En recovecos un tanto húmedos crecen bonitos talos de este cosmopolita líquen, Parmotrema chinenese. Por lo demás, vegetación lujuriosa, una pequeña colonia de charranes Anous stolidus y la plaga de especies animales y vegetales introducidas.
Wainapana, Maui (Hawaii), agosto 2008

martes, 23 de junio de 2009

Dientes de perro

Grauvacas en Talaván (Cáceres), junio 2009
Las llanuras cacereñas, más o menos llanas, más o menos onduladas, se encuentran interrumpidas por ríos que excavan cañones y por estratos de pizarras y grauvacas que surgen del suelo verticalmente y que se erosionan formando estas estructuras, llamadas "dientes de perro". Este pasado fin de semana tuve que ir a Cáceres y aprovechar las horas del amanecer para hacer algo de campo, porque el calor ha sido ... Una zona que me gusta es la comarca conocida como "Los 4 Lugares", a caballo entre los ríos Tajo y Almonte. Hay varios afloramientos de "dientes de perro", pizarras, grauvacas, sílice al fin y al cabo y que a menudo son el único oteadero para las aves y por esa razón están eutrofizados. Así abunda Physcia caesia, formando rosetas de clor gris clarito con soralios globulosos de color gris-azulado y lóbulos radiales que se van superponiendo unas con otras. Además se encuentran otros nitrófilos en abundancia como Ramalina capitata, Tephromela atra y Caloplaca irrubescens. Abunda, pero los talos no son muy grandes Lasallia pustulata. Se encuentra además Aspicilia intermutans, Lecidea fuscoatra y Pertusaria amara. El tema daba bastante juego, pero la verdad, anduve a otras cosas. Eso si, ¡calor por arrobas!.
Physcia caesia y Ramalina capitata, Talaván (Cáceres), junio 2009

martes, 16 de junio de 2009

Por el Norte


Caloplaca lactea, Sopelana (Vizcaya), junio 2009

Arthonia radiata, Sopelana (Vizcaya), junio 2009
De vez en cuando, gusta de hacerse una escapada por la costa del Cantábrico, aunque personalmente la disfruto más cualquier época del año que en el verano. Llevaba un par de años sin dejarme caer por el País Vasco y este año le tocó a la costa vizcaína. Sorprende los pocos líquenes que se vieron. El caso es que hay abundantes y espectaculares acantilados calizos, en los que apenas encontré nada que fuera más allá de algunas manchitas negras de alguna Verrucaria. Lo más destacado fue, por las pocas veces que lo he visto, Arthonia radiata creciendo sobre la corteza de un tilo. Así vista a ojo desnudo, recuerda al grupo de Graphis, pero llama la atención el desorden de las lirelas y la sensación de estar desenfocadas respecto a las primeras. Ya fijándose con más detalle, evidentemente, las lirelas con forma de estrella. Además, sobre una pared hormigón que debe de rezumar agua con frecuencia encontré este bonito Caloplaca lactea. Líquen pequeño. Todo esto en el camping de Sopelana. En las praderías de alrededor, no es un líquen pero es una pequeña maravilla, la orquídea Serapias lingua. Mala pinta tiene la zona, porque me da la impresión de que a pesar de la crisis, el hormigón va a seguir extendiéndose por la zona. Requiem.
Serapias lingua, Sopelana (Vizcaya), junio 2009

martes, 9 de junio de 2009

El Jurásico frente al Atlántico




Caloplaca thallincola parasitada por Opegrapha rupestris, Sâo Pedro de Moel, Estremadura (Portugal), mayo 2008
El año pasado descubrimos una zona de costa en Portugal sumamente encantadora. La costa de Sâo Pedro de Moel, permite disfrutar del litoral y por supuesto de los extensos pinares de la Mata Nacional de Leiria, en la Estremadura portuguesa. Extensas playas, solitarias y muy agradables para sentarse con el telescopio para ver aves marinas e incluso algunos cetáceos como marsopas. En muchas zonas las dunas quedan consolidadas y fijadas con plantaciones de Pinus pinaster. Hay algunos afloramientos calizos, del Jurásico, con estratos casi verticales que tienen algunos líquenes, raros para mí, por eso de vivir en la Ibéria silícea: magníficos talos de Caloplaca thallincola, parasitados por Opegrapha rupestris, Caloplaca teicholyta, C. microthallina y Verrucaria maura, parasitada también en ocasiones por el alga Trentepholia. La flora dunar tiene un potencial interesante pero la invasión de Carpobrotus y de Acacia longifolia ..., ¡sin comentarios!. Casi siempre vamos más al Norte, a la zona de Aveiro, pero la verdad, venir aquí, un poco a ciegas, fue una agradable sorpresa.

lunes, 8 de junio de 2009

Stereocaulon en la niebla


Stereocaulon vesubianum, Montaña Quemada, La Palma (islas Canarias), marzo 2008
Fantasmagórica mañana en el sobrecogedor desierto de Montaña Quemada, en la isla de La Palma. Extensiones de lapilli y coladas de lava sobre las cuales se extiende una niebla que lo moja todo, y ahí, creciendo casi en solitario pinos canarios, muy dispersos y pequeños céspedes de Stereocaulon vesubianum. No sé exactamente que propiedades tendrá la lava pero las veces que lo he visto, sólo lo he encontrado en lava y en zonas de abundantes nieblas.

miércoles, 3 de junio de 2009

Líquenes acuáticos


Rhizocarpon riparium ¿?, Burbia, P.N.Ancares (León), mayo 2009
Desde hace algún tiempo me tiene intrigado una especie de Rhizocarpon que crece sobre granitos, que quedan temporalmente sumergidos por las crecidas de los ríos de montaña. En la salida que hice en mayo a Los Ancares, encontré varios talos en el límite de las aguas del río Burbia, e incluso bajo el agua, fechas en las que venía el río crecido. Este mismo Rhizocarpon lo he encontrado en la provincia de Salamanca, en ubicaciones similares, en el río Sangusín a su paso por Molinillo y en el río Francia a su paso por Miranda del Castañar. He ido mirando mis libros de líquenes y lo único que encuentro que puede definir esta especie es Rhizocarpon riparium Räsänen, en Veldgids Korstmossen(guía de líquenes de los Países Bajos), de Kok van Herk y André Aptroot, que apuntan que pudiera ser una variante de Rhizocarpon geographicum.

Rhizocarpon geographicum, ribera de Cañedo, Ledesma (Salamanca), mayo 2009
Otro líquen que me tiene intrigado es este Rhizocarpon geographicum, con su típico color, ahora desvahído, creciendo sobre una pared de granito que en los años húmedos queda sumergida por un arroyo. Por lo que veo le sienta tanta humedad poco bien, porque el color está apagado, pocos apotecios y encima está medio parasitado por otros líquenes que no he identificado.

Rhizocarpon geographicum, Rh. lecanorinum, Burbia, P.N.Ancares (León), mayo 2009
La última perla es este talo de Rhizocarpon geographicum, que crecía sobre una pared de granito vertical, rezumando agua constantemente, con un aspecto lamentable, sobre el cual para más INRI, se encuentra Rh. lecanorinum parasitando y unos manchurrones de óxido de hierro

lunes, 1 de junio de 2009

Crustáceos de Ancares


Porpidia superba, Burbia , P.N.Ancares (León), mayo 2009

Porpidia macrocarpa, Burbia, P.N.Ancares (León), mayo 2009

Pertusaria flavicans, Aria da Pedra, P.N.Ancares (León), mayo 2009
A pesar del título de esta entrada no vamos a hablar de gastronomía. O sea, que gotosos e hipertensos pueden dejar de seguir leyendo. Vamos repasando lo visto en los magníficos afloramientos de cuarzitas de la comarca de Los Ancares. No hay nada que abunde especialmente pero se encuentran multitud de especies: Parmelia tiliacea, P. sulcata, Parmelina omphalodes, Xanthoparmelia conspersa, Melanelia glabratula, Phaeophyscia orbicularis, Diploschistes muscorum, Lecidea fuscoatra, L. lapicida, Porpidia macrocarpa, Rhizocarpon geographicum, Rh. lecanorinum, Evernia prunastri, Umbilicaria grisea y Pertusaria flavicans. Sobre las peñas crecen muchas veces abundantes musgos, que darán para hacer una próxima entrada. En zonas más elevadas, ya sobre los 1.200 metros, aparecen en canchales además Rinodina confragosa y Umbilicaria polimorpha. En peñas salpicadas por las aguas del río Burbia aparecen Porpidia superba, Aspicilia caesiocinerea y algún Rhizocarpon que merecen también alguna entrada futura. En suma, magníficos días, mucha naturaleza.