martes, 17 de noviembre de 2009

El Curavacas desde el Pico de las Cruces

Curavacas desde el Pico de las Cruces, Dehesa de Montejo (Palencia), octubre 2009
Recorriendo la parte SE de la montaña palentina, hay una cumbre, poco llamativa a la que se accede desde el valle de Tosande que es el Pico de las Cruces. Es una subida corta pero intensa hasta el collado Landillero y desde aquí hasta las cumbres calizas de este pico. Estamos a 1.560 metros. Las vistas son espectaculares: al NO el Curavacas, con sus 2.524 metros, y al O, la Peña Redonda con sus 1.996 metros y la Peña Oracada con sus 1.793 metros como cumbres más destacadas. Nos sobrevuela un águila real y algún buitre leonado, pero las calizas que se encuentran aquí arriba tienen algunos líquenes. Como testigo de los posaderos de aves, crecen apelotonados, frecuentes Xanthoria elegans. Resulta entretenido mirar con la lupa las calizas que nos rodean y encontrar algunos familiares como Lecanora muralis y Caloplaca holocarpa, que casi siempre que los veo es sobre el hormigón y otros sustratos urbanos. También nitrófilos. Encuentro algunos que no estoy muy acostumbrado a ver: Lecanora crenularia y Caloplaca rubelliana, pero esta última me hace dudar.
Xanthoria elegans, Pico de las Cruces, Dehesa de Montejo (Palencia), octubre 2009

Lecanora muralis, Pico de las Cruces, Dehesa de Montejo (Palencia), octubre 2009

En diagonal de arriba e izquierda a abajo y derecha: Caloplaca ¿rubelliana?, Lecanora crenularia y Caloplaca holocarpa, Pico de las Cruces, Dehesa de Montejo (Palencia) octubre 2009. Foto aumentada

Caloplaca holocarpa, Pico de las Cruces, Dehesa de Montejo (Palencia), octubre 2009. Foto aumentada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario